«Atrás

STOP BULO: No hay proliferación de COVID-19 en las canalizaciones de agua residual

STOP BULO La Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), como la asociación técnica mayoritaria de representación del sector del agua urbana, desmintiendo el bulo sobre "agregar una taza de lejía en cada canalización de sus inodoros, lavabos, bañeras, duchas, fregaderos, etc.".


En los últimos días, circula por WhatsApp y otras redes sociales, un mensaje que recomienda erróneamente "agregar una taza de lejía a las canalizaciones" porque "el virus está creciendo y multiplicándose en el sistema de aguas residuales".


Desde la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), a través de su Comisión Técnica 5 de Aguas Residuales, y de acuerdo al más actualizado conocimiento científico y técnico, desmentimos rotundamente que el virus SARS-CoV-2, llamado coloquialmente coronavirus (responsable de la COVID-19) pueda crecer ni multiplicarse en las aguas residuales. El virus sólo puede multiplicarse dentro del cuerpo cuando infecta a las células humanas hospedadoras y esto no ocurre en las aguas residuales. No hay evidencia científica de la presencia del virus con capacidad infectiva en las aguas residuales. Por tanto, la afirmación de que el coronavirus se multiplique en los sistemas de canalización de aguas residuales es científicamente insostenible.


En estudios realizados en España y en varios países del mundo, se han detectado restos de material genético del virus en redes de colectores y en aguas residuales de entrada a las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR). Según el más actualizado conocimiento científico y técnico estos restos no tienen ninguna capacidad infectiva y no son viables, es decir, no pueden reproducirse en aguas residuales.


Por tanto, el uso de lejía u otros productos desinfectantes sobre las conducciones de aguas residuales no tiene ningún objeto ni necesidad y su uso está desaconsejado, pues puede producir daños en nuestras propias tuberías y a los procesos de depuración y un daño ambiental adicional. No procede en ningún caso, cambiar las costumbres habituales de limpieza de inodoros, duchas o lavabos etc., tal y como se indica en dicho mensaje con contenido falso.