«Atrás

Finalizan las obras de los Pozos de la Piedad

El Alcalde y presidente de APEMSA, Germán Beardo,  hace hincapié en que la obra de "Adecuación y reforma de los Pozos de la Piedad" vuelve a poner en funcionamiento estos importantes pozos que fueron, históricamente, el punto de suministro de agua potable de la Ciudad. De esta forma se conseguiría un aprovechamiento de los recursos hídricos del municipio y, por tanto, un ahorro en la adquisición de agua de hasta de 1.500.000 litros/día

 

Germán Beardo, se ha trasladado a los Pozos de la Piedad, para comprobar junto al gerente de la empresa municipal de Aguas del Puerto, Juan Ángel Poyatos García, la obra ejecutada para poner en uso los Pozos de la Piedad, que se han recuperado gracias a una inversión de 279.300 euros que devuelve a la vida nuestro patrimonio, poniendo en valor una infraestructura con historia y legado que abasteció a la ciudad desde el siglo XVII hasta 1958. Y que ahora, detalla el primer edil, lo volverá a hacer reforzando el abastecimiento actual aprovechando nuestros recursos naturales.

El presidente de APEMSA, que estuvo acompañado en la visita por el teniente de alcalde de Medio Ambiente y consejero de Apemsa, Millán Alegre, y el teniente de alcalde de Patrimonio Histórico, David Calleja, explica que se suma ahora un caudal de agua diario de hasta de 1.500.000 litros que pueden proveer a todo el Polígono de las Salinas y Valdelagrana; sacando un mayor rédito a los recursos hídricos que además nos ayudarán a El Puerto y a todos los portuenses a combatir la sequía, generando mayor riqueza y prosperidad.

Cabe destacar que los Pozos de la Piedad son, históricamente, el punto de suministro de agua potable de El Puerto de Santa María. La ciudad se abasteció de ellos hasta finales de los años sesenta del siglo XX, momento en el que se incorporó al Plan de Abastecimiento a la Zona Gaditana en el que la captación, depuración y conducción hasta las ciudades fue gestionada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (ahora por el Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana) quedando la distribución a cargo de cada población.

Durante los 36 años siguientes, se dejó de utilizar el agua de este acuífero subterráneo. Es decir, hasta 1994, cuando, con motivo de la sequía y las restricciones de agua que se vivían en nuestra comunidad, la Junta de Andalucía autoriza la puesta en servicio de estas instalaciones de elevación de aguas subterráneas que eran inyectadas en las tuberías generales, lo que ayudó a paliar el déficit de agua en la provincia.

El alcalde de El Puerto subraya que la reforma que ha llevado a cabo la empresa Firmes y Carreteras ha adecuado el depósito de "El Portal" -ubicado en la carretera del mismo nombre- que se abastecerá del caudal que se bombeará desde los Pozos de la Piedad, situados a unos 4 km en unos pinares cerca de la entrada del Poblado de Doña Blanca.  Las obras que tenían un plan de ejecución de tres meses se han retrasado debido a varios parones provocados bien por el nivel freático en los Pozos que han impedido su reanudación hasta febrero de 2022, bien porque el recinto de los pozos ha sufrido actos de vandalismo y robo de los equipos.

José Manuel Gallardo, jefe del departamento de redes e instalaciones de Apemsa, explicaba in situ que el estado de abandono de las instalaciones era muy notable, con abundante presencia de vegetación, donde los pocos elementos hidráulicos que existían se encontraban muy deteriorados. Por tanto, ha habido que renovar todos los equipos necesarios para la extracción de agua y se ha construido un edificio encima de los pozos para que protegerlo contra intrusismo externo y para el mantenimiento de las bombas, control y vigilancia del mismo.

APEMSA abastecerá de agua potable desde este depósito al Polígono Industrial de las Salinas y, más adelante, a Valdelagrana. Dado que las características del agua del acuífero pueden variar a lo largo del año, la idea es mezclar en el propio depósito el agua de los pozos con la del Consorcio de Aguas para conseguir mantener la calidad del agua distribuida. Y, si por alguna variación futura no fuera posible, utilizar este recurso para el riego o baldeo de las calles, llegado el caso.

Germán Beardo destaca, por último, que los trabajos que se han ejecutado ponen en valor este importante monumento de la Ciudad, "parte de nuestras raíces, identidad e historia".