El Plan de Abastecimiento y Saneamiento Integrales nació en 1988 con visión de futuro para atender las necesidades de El Puerto de Santa María en materia de abastecimiento de agua potable y de recogida y depuración de las aguas residuales. Trazado con la finalidad de dotar al municipio de una moderna red de abastecimiento, saneamiento y depuración, el Plan adopta por primera vez en la localidad un tratamiento integral del agua.

Las obras inicialmente previstas se han ido actualizando y adaptando a las necesidades, y a finales de 2012 las actuaciones previstas en el Plan de Actuaciones correspondientes al Excmo. Ayuntamiento de Santa María se encuentran prácticamente finalizadas.
 
El horizonte temporal del PASI, que finalizará el 31 de Diciembre de 2014, no cubre, sin embargo, las necesidades del nuevo Plan General de Ordenación Urbana recientemente aprobado. En este contexto, ha sido necesario replantearse las infraestructuras necesarias para dar cobertura y servicios a los nuevos sectores urbanísticos, así como estudiar las mejoras necesarias en los sectores ya consolidados, adaptando las infraestructuras existentes a las nuevas normativas.
 
Ante estas necesidades específicas, se ha desarrollado un Plan Especial de Infraestructuras de Saneamiento y Abastecimiento que define los sistemas generales de abastecimiento y saneamiento que demandará la ciudad en los próximos años. El Plan abarca una superficie total de aproximadamente 50 km2 con un plazo de ejecución de unos veinte años. Por la metodología empleada en su elaboración, este Plan se considera un documento vivo, que permite su fácil adaptación ante posibles cambios.
 
Entre las infraestructuras previstas en el PEISA, destacan, entre otras, la integración de nuevos depósitos de regulación de abastecimiento, la ejecución de una nueva EDAR en la zona Norte del municipio, y la construcción de tanques de tormenta.