Al lavarnos los dientes

Si nos lavamos los dientes con el grifo continuamente abierto, podemos gastar una media de 20 litros en cada lavado, lo que hace una media de al menos 60 litros de agua (si nos cepillemos los dientes tres veces al día). Si en casa somos 4 personas, se gastan una media de 240 litros por día solamente en lavarse los dientes, 1.448 litros a la semana, y 87.600 litros en el año. Si por el contrario, nos lavamos los dientes abriendo sólo el grifo para mojar el cepillo y enjuagar la boca y el cepillo, gastamos alrededor de 1 litro de agua. Con lo que nuestra familia de 4 personas gastaría unos 12 litros de agua al día, lo que supondría un ahorro en un día, solamente lavándose los dientes, de unos 228 litros de agua, y ahorraríamos por consiguiente 83.320 litros en un año.
 
Si en el Puerto de Santa María, todos nos lavásemos los dientes tres veces al día y actuásemos así, podríamos ahorrar la nada despreciable cantidad 4.845.000 litros de agua por día, y al año 1.768.425.000 litros de agua.

Al afeitarnos

Si nos afeitamos con el grifo abierto, gastamos una media de 80 litros de agua en cada afeitado. Si por el contrario nos afeitamos llenando el lavabo y cerrando el grifo, nos ahorramos unos 75 litros de agua en cada afeitado, lo que supone 525 litros de agua en una semana, o también 27.375 litros de agua al año por persona. Pues bien, si suponemos que en El Puerto hay unos 30.000 hombres que se afeitan diariamente, ahorraríamos unos 2.250.000 litros de agua/día. O lo que es igual unos 821.250.000 litros/ciudad/año.

Al fregar los platos

Si fregamos los platos con el grifo abierto, consumimos un mínimo de 100 litros de agua por lavado, lo que supondría un consumo de unos 300 litros de agua por día como mínimo. Si, por el contrario, llenamos el fregadero, enjabonamos todos los cacharros y después abrimos el grifo para enjuagarlos, estamos ahorrando unos 80 litros de agua lavado, lo que supone unos 240 litros de agua por vivienda y día.
 
Supongamos que una ciudad como la nuestra tiene unas 20.000 viviendas donde lavan los cacharros a mano. Pues bien, el ahorro sería de unos 4.800.000 litros de agua/día, o lo que es igual, unos 1.752.000.000 de litros de agua/ciudad/año

Al usar el inodoro

Cada vez que hacemos uso del inodoro, se utilizan unos 12 litros de agua. Suponiendo que una persona usa el mismo unas 8 veces por día por término medio, nos da un consumo de una media de 96 litros de agua por persona y día. Si metemos una botella llena de agua en la cisterna, vamos a ahorrar al menos el litro de agua que va dentro, más la cantidad de agua que desplace la botella entre 1 y 1´5 litros, lo que nos daría un resultado de un ahorro de unos 12 litros por persona día. Esto nos supondría un ahorro de 1.020.000 litros agua/día, o lo que es igual 372.300.000 litros de agua/ciudad/año
 
Hoy en día, ya se comercializan inodoros que traen un dispositivo para "aguas menores" y para "aguas mayores", lo que ya supone un ahorro muchísimo mayor, de casi unos 30 litros por persona y día, lo que nos aumentaría las cifras anteriores en un 300 % como mínimo.

Al usar la ducha

Un cabezal normal en la ducha, nos produce un consumo de unos 15 a unos 25 litros de agua por minuto, lo que en una ducha normal de unos 5 minutos nos gastaría unos 125 litros de agua. En cambio, si utilizamos un cabezal de bajo consumo, se reduce en un 50 % aproximadamente, con lo que ahorraríamos 5.312.000 litros de agua/día o lo que es lo mismo 1.939.062.500 litros de agua/ciudad/ año.

Grifo que gotea

Debemos de arreglar los grifos que gotean, porque un grifo que gotea una gota/sg consume 30 litros de agua por día. Y en una cisterna, hasta 150 litros de agua/día.

Ahorro conseguido

Podemos ver como sólo con estos cuatro puntos, la enorme cantidad de agua que podemos ahorrar, para que nos hagamos una idea más clara e ilustrativa, si nos lavamos los dientes, los platos y nos afeitamos, todo ello, con el grifo cerrado y si, además, ponemos una botella en la cisterna, podemos ahorrar en una ciudad como El Puerto la cantidad de 4.173.975.000 litros de agua por año, que viene a suponer el consumo de una ciudad como la nuestra durante unos 277 días. Y todo ésto sin contar que el término medio de agua que se pierde por las conducciones, debido a roturas, averías, mal estado, etc, de las mismas suponealrededor de un 20 % del total.
 
No sólo es el ahorro de agua en lo que podemos participar, sino que también al haber un consumo menor habrá menor cantidad de aguas residuales, menos cantidad de productos químicos para realizar estas depuraciones, nuestros ríos estarían más limpios y nuestras playas y costas más limpias, y sobre todo en verano cuando se incrementa el número de habitantes en las zonas costeras como la nuestra, con lo que nuestros pescados, nuestros mariscos, estarían más limpios, lo que implica que nuestra alimentación sería más sana, estaríamos obteniendo beneficios directos en nuestra propia salud.
 
El agua es fuente de vida. Cuídela y estará cuidando su futuro y el de sus hijos.